Mi primer recuerdo  de Marakame es un desayuno al poco tiempo de haber venido a vivir a Cancún, sus jugos naturales son excepcionales y el  brunch poco a poco se han ganado  el cariño de los cancunenses.

Marakame es un lugar que de noche también se disfruta, pues a medias luces puedes platicar a gusto y comer rico mientras te relajas en el jardín o en el mezzanine.

 

Su menú ha ido  evolucionando y tiene propuestas con sabores contrastantes, el servicio es atento y el ambiente es muy confortable.

 

MI HIT.

La pizza de pera con queso roquefort y arúgula.

CHEQUE PROMEDIO

$230 pesos

 


Ubicación