Patravali, un escaparate al otro lado del mundo.

 

Como les contaba, hace tiempo fui con unos amigos a comer a un restaurante hindú, fue el cumpleaños de uno de ellos y no me pude negar ante tal invitación.

Al tener esas referencias, yo tenía en mi mente una experiencia diferente a la que viví.

 

Patravali es un restaurante hindú super acogedor y sobrio , el cual tiene un servicio muy amable, atento y oportuno en todo momento, tienen una estrella en la frente.

 

Algo que les puedo aconsejar al sentarse en una mesa con comida “diferente” es pedir platos al centro y compartir, sobre todo si vas con amigos, de este modos todos tendrán una experiencia completa.

Esto fue lo que hicimos y la verdad todos los platos estuvieron estupendos, el servicio es súper clásico, con protocolos que ya no se ven tan seguido.

 

MI HIT:

El cordero, les diría el nombre pero les mentiría, básicamente porque todo el menú parece un trabalenguas.

Bueno, ese fue mi favorito y el helado de cardamomo con pistache que me dejó alucinado. tengo una receta similar aquí 

 

Les cuento que tienen infinidad de opciones para gente vegetariana o vegana y que el chef, que por cierto es originario de la India, se encarga de consentir a la gente con dietas específicas.

Eso me gustó mucho.

 

Otra cosa que me gustó, y lo cual considero importante en un restaurante, es la comodidad.

Patravali tiene una sillas que te invitan a no despegarte, sobre todo cuando lo que se antoja es una sobremesa tan buena como la comida.

 

CHEQUE PROMEDIO:

$300 pesos

La cuenta viene acompañada de caramelos de la india con sabor a comino, raros pero auténticos muy ricos.

Tal vez te interese leer “El curry como el mole”, una reflexión de el encuentro de las cuulturas a través de su comida

 

Pronto les hablaré de un lugar que regala dulces de comino y tamarindo cuando pides la cuenta 😍

Una publicación compartida de Perro Cocinero (@perrococinero) el


Ubicación